Crowdfunding, tu proyecto sin riesgo financiero

Crowdfunding, cómo sacar adelante tu proyecto sin riesgo

Desde hace unos años se ha popularizado, a la hora de financiar diversos tipos de proyectos creativos, la figura del crowdfunding (término compuesto por los vocablos ingleses crowd y to fund) que en castellano podría traducirse de forma literal como financiación de masas o, más acertadamente, como mecenazgo. Este tipo de financiación ya era utilizado durante el Renacimiento por genios de la talla de Leonardo DaVinci, Miguel Ángel o Goya, que buscaban el apoyo de los ciudadanos más acomodados para que proporcionasen fondos que les permitieran sacar adelante sus obras pictóricas y/o escultóricas. Así, los artistas renacentistas consiguieron el apoyo de la iglesia y la nobleza, de la mano de familias acaudaladas como los Medicci o los Borgia, de manera que la protección de las artes se transformó en una actividad competitiva entre las ciudades italianas, el papado y las monarquías, dando origen a obras de arte de la talla de la Capilla Sixtina, La Gioconda o La familia de Carlos IV.

Servicio Campañas Digitales

EL CROWDFUNDING HOY

Llevado a nuestros días, el origen del fenómeno crowdfunding se remonta a finales del siglo XX, 1997 en concreto, cuando el grupo de rock Marillion, que en aquel momento pasaba por dificultades económicas, financió una de sus giras por Estados Unidos gracias a las aportaciones de fondos que los fans les hicieron a través de internet. Muchos otros emprendedores, viendo el enorme potencial de la estrategia, siguieron el ejemplo a fin de conseguir que sus iniciativas empresariales salieran adelante. Aún así, el término crowdfunding no fue acuñado hasta 2008, año en que los periodistas Jeff Howe y Mark Robinson lo emplearon en uno de sus artículos, llamado “The Rise of Crowdfunding”. En ese mismo año se fundó en San Francisco IndieGogo, la primera plataforma especializada en este nuevo tipo de financiación en alza, y al siguiente año, apareció de la mano de Perry Chen, Yancey Strickler y Charles Adler, Kickstarter, la que a día de hoy es la gran plataforma especializada en mecenazgos, con miles de proyectos exitosos y una recaudación de miles de millones de dólares.

 

MARKETING Y CROWDFUNDING

La financiación en un crowdfunding llega a través de aportaciones de particulares. Imagen de Tumisu en Pixabay.

 

El funcionamiento de la financiación por crowdfunding es bastante sencillo. Si un emprendedor quiere sacar adelante un proyecto creativo, sube una campaña de promoción a una de las innumerables plataformas especializadas (como, por ejemplo, GoFundMe, la ya mencionada Kickstarter o la española Verkami). A través de la campaña se explica el proyecto, se solicita un apoyo económico diversificado en franjas, y se ofrecen distintos tipos de recompensa a cambio, como pueden ser la inclusión del nombre del mecenas en los títulos de crédito del proyecto, acceso prioritario al artículo en cuestión o la entrega de extras que no se incluirán en el lanzamiento genérico al mercado.

Las franjas de aportación y las recompensas asociadas a ellas son tan variadas como cada proyecto, aunque suelen ir desde la mínima cantidad de un euro hasta los cientos o miles de euros. Cada proyecto aspira a conseguir una cantidad concreta en un periodo limitado de tiempo, conceptos ambos que deberán especificarse al principio de la campaña. Las plataformas de crowdfunding garantizan que los mecenas sólo realizarán su aportación si el producto objeto de la campaña resulta un éxito y se consigue la meta económica prefijada. Así, el promotor del proyecto se asegura de minimizar los riesgos en lo que a inversión se refiere, mientras que los promotores no verán su dinero malgastado ya que las plataformas garantizan la inversión.

 

PASOS A SEGUIR AL CREAR TU CROWDFUNDING

Pero no basta con lanzar la campaña de mecenazgo sin más. Hay una serie de pasos a seguir, pasos importantes sin los que nuestro proyecto podría darse al traste.

Es importante que antes del lanzamiento de la campaña de mecenazgo se haya hecho una buena campaña de promoción previa, sobre todo a través de redes sociales, de manera que nuestro proyecto no llegue a puerta fría al público, sino que éste ya esté familiarizado con él. Crear unas expectativas acordes a la calidad del producto ofrecido es fundamental si queremos que nuestra campaña de crowdfunding sea un éxito. La presencia en redes sociales deberá mantenerse también durante toda la duración de la campaña de mecenazgo.

 

PASOS PARA CREAR UN CROWDFUNDING

Es importante tener claros y respetar los procedimientos a la hora de crear una campaña de crowdfunding. Imagen de Rawpixel.

 

Además, es de suma importancia ofrecer actualizaciones constantes a los patrocinadores ya que, al haber realizado un desembolso económico basado tan sólo en nuestra buena fe, estos nos exigirán saber qué pasos se van dando para la consecución del mismo.

Otra cuestión importante es la de respetar los tiempos ofrecidos. Es evidente que en todo proyecto pueden surgir adversidades que retrasen los periodos preestablecidos a la hora de empezar con el mismo, pero hay que procurar mantener dichos contratiempos a la mínima, a fin de no contrariar a los patrocinadores. De hecho, corremos el riesgo de que nos asignen un rol de chapuceros, inicien campañas de desprestigio en redes sociales o incluso, intenten retirarnos los fondos y llegar a emprender acciones legales en contra de nuestro proyecto.

 

EJEMPLO DE UNA CAMPAÑA EXITOSA

Un ejemplo de campaña exitosa de crowdfunding se llevó a cabo este mismo año a iniciativa de Oliver Hulme, un aficionado británico a los juegos de mesa que, harto de la falta de espacio durante sus reuniones lúdicas con amigos, diseñó The Level Up. Se trata de una suerte de mesa supletoria ligera, portátil y desmontable que, colocada sobre una mesa normal, duplica el espacio disponible para colocar la parafernalia del juego durante las partidas. Hulme inició su campaña en Kickstarter el 28 de enero de 2020, con una duración de treinta días y una meta económica de poco más de 9.000€. Veinte días después, la campaña había recaudado más de 830.000€ con un total que superaba los doce mil patrocinadores.

Este es un ejemplo de cómo una buena idea que podría haberse quedado en el tintero por falta de financiación se ha convertido en una exitosa realidad gracias al micro-mecenazgo, fenómeno que se va haciendo cada vez más popular, ofreciendo un amplio abanico de plataformas a él dedicadas, que acogen miles de iniciativas.

 

CONCLUSIÓN

En conclusión, el crowdfunding ya lleva más de una década entre nosotros, pero es ahora que podemos afirmar que está aquí para quedarse, y que ha asentado los cimientos de un sistema óptimo a la hora de permitir a los emprendedores sacar adelante sus proyectos con poco o ningún riesgo económico. Algo que, sin duda, ofrece aspectos más que atractivos a la hora de destacar por encima de otros proyectos que podrían ser competencia.

 

Klawter, Agencia de Marketing Digital

Crowdfunding, tu proyecto sin riesgo financiero
5 (100%) 4 votes

Comentarios: 0